Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Las Merindades

 

Una tierra de contrastes principalmente definida por el húmedo cantábrico.

Pocos territorios españoles, incluso europeos, pueden hacer sombra a Las Merindades cuando se habla de Turismo Rural. Su variado territorio aparece cuajado de un sinnúmero de interesantes recursos que pueden hacer las delicias de los amantes de este tipo de actividades turísticas.

Lo primero y fundamentalmente es una completa red de alojamientos rurales - balnearios, casa rurales, posadas y centros de turismo rural- repartidos por muchos de sus pueblos y paisajes. La mayoría de estos establecimientos están instalados en rehabilitadas construcciones tradicionales, lo que permite gozar de primera mano y con todas las comodidades de la vida moderna, del sabor popular de la vida campesina.

Y hablando de sabores no se pueden dejar de mencionar los platos de una gastronomía local que está basada en la excelencia de los productos naturales. Escogidas verduras cultivadas en las huertas familiares, final legumbres patatas guisadas, carne de vacuno con garantía de origen, productos de la matanza del cerdo, caza mayor y menor, caracoles, hongos, nueces, miel, quesos de cabra, vaca y oveja, y algunas de las mejores frutas del país: manzanas, peras y cerezas.

Antes y después de reponer fuerzas es fácil visitar el rico patrimonio artístico que salpica la comarca, también se puede rastrear su pasado buscando entre sus numerosos restos arqueológicos. La aventura puede continuar recorriendo parte de la cueva de Ojo Guareña o lanzándose a caminos por los abundantes senderos que atraviesan Las Merindades. Algunos de éstos están dentro de la señalizada red de senderos de Gran Recorrido: el G.R. 1, Sendero Histórico de las Merindades y el G.R. 85, que recorre en sus cerca de doscientos kilómetros buena parte de las tierras de la comarca.

También existen rutas a caballo o en bicicleta de montaña, vuelos en globo y ala delta, escuelas naúticas con actividades de piragüismo y vela, rafting por el río Ebro, rutas con raquetas de nieve, esquí de travesía 

 

Las Merindades modelan el territorio burgalés más verde y con mayor vocación norteña. Un lugar de paisajes inolvidables en el que es muy sencillo reencontrarse con la esencia de una nueva naturaleza inalterada. Un edén para los amantes de la Historia y el Arte y para los buscadores de las más novedosas y tentadoras sensaciones relacionadas con el Turismo Rural.

Las Merindades

Las Merindades forman una comarca que se extiende y ocupa todo el tercio septentrional de la provincia de Burgos. Una privilegiada encrucijada biogeográfica en la que se alterna, de manera casi mágica, una inagotable sucesión de montañas, valles, bosques, ríos, cascadas, cuevas y desfiladeros. Una tierra siempre verde en la que el hombre ha dejado su impronta desde lo más remotos tiempos prehistóricos y en la que se ocultan decenas de pueblos repletos de abundantes recursos patrimoniales, antiguas tradiciones y una hospitalidad sin límites. En definitiva, una seductora región en la que el viajero descubrirá, además de una de las mayores del mundo, la más elevada concentración de eremitorios, castillos, iglesias románicas, palacios y casonas señoriales de toda España.

 

Una densa historia y un rico patrimonio artístico son rasgos comunes de estas villas.

Frias

La ciudad de Frías es un atractivo núcleo de sabor medieval, encaramado en una abrupta plataforma de toba, que aparece presidido por la silueta de una altivo y original castillo. Si a esto se le añade el inigualable frente formado por sus casas colgadas, los restos de sus numerosos edificios religiosos y la huella de su judería, nos encontramos ante uno de los más hermosos panoramas de las tierras burgalesas.

Pagina web Frias

 

Villarcayo

Casi en el mismo centro geográfico de la comarca de las Merindades y muy cerca de las orillas del río Nela se levanta la próspera localidad de Villarcayo. Espigando en su moderno trazado urbano, importante lugar de veraneo, todavía se pueden localizar alguna interesantes muestras de su pasado histórico. Entre todas destacan las casonas solariegas, con grandes escudos que se alinean en la calle de Santa Marina.

 

Pagina web Villarcayo

Espinosa de los Monteros


Un paisaje fresco, alegre y siempre verde, resultado del suave y lluvioso clima que reina en esta comarca situada a los pies de la Cordillera Cantábrica, envuelve el disperso caserío de Espinosa de los Monteros. También el aire que desprende el conjunto urbano de esta monumental villa, repleta de casonas y torres señoriales, conocida sobre todo por sus legendarios Monteros Reales, denota un carácter marcadamente montañes.

 

Pagina web Espinosa de los Monteros

Medina de Pomar


Tres elementos han contribuido a convertir la histórica ciudad de Medinad de Pomar, antigua capital de las Merindades, en un bello interesante conjunto urbano: una privilegiada ubicación geográfica, una densa historia y un no menos rico y variado patrimonio artístico y cultural entre el que sobresalen con luz propia el monasterio de Santa Clara y el museo histórico de las Merindades ubicado en el antiguo Alcázar de los Velasco.

Pagina web Medina de Pomar