Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Cuidado diario

Los caballos deben estar en forma y gozar de buena salud para ejecutar el trabajo que se les pide. Esto requiere cuidado y atención diarios. La responsabilidad del propietario consiste en asegurar que el caballo haga el suficiente y adecuado ejercicio diario y aprender a reconocer los síntomas de las enfermedad. Todos los caballos, estén estabulados o en el prado, deben ser reconocidos cuidadosamente a diario para comprobar que su estado el bueno, que no tienen heridas ni bultos o golpes recientes. Los caballos son criaturas con sus propios hábitos y viven en una rutina general, por lo que deben ser visitados, alimentados y ejercitados a la misma hora todos los días. Algunas dolencias y heridas menores comunes a los equinos pueden ser tratadas por un jinete o amazona competente, mientras que otras necesitarán de la atención del veterinario. El propietario del caballo debe juzgar cuándo solicitar el consejo del experto, teniendo en cuenta que cuanto antes empiece el tratamiento, más posibilidades tendrá la cura. Las visitas frecuentes del podologo Equino también son esenciales. Nunca ha habido una máxima mas cierta que esta: << Sin cascos no hay caballo >>.