Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Comprar un Caballo

Todo el que practica un deporte con regularidad alcanza el momento en el que quiere tener su propio equipo. Ya sea una raqueta de tenis, un florete de esgrima, un par de esquíes o un yate, poseer el equipo en vez de alquilarlo hace la vida más fácil por dos motivos: el equipo siempre está disponible cuando hace falta y, lo más importante, el rendimiento del propietario mejorará porque el equipo se habrá seleccionado teniendo en cuenta sus habilidades y limitaciones. No obstante, los jinetes afrontan un problema que no tienen otros deportistas: su parte del equipo más importante no es un objeto hecho por el hombre que pueda ajustarse para satisfacer las necesidades individuales. El caballo es una criatura viva, con inteligencia, voluntad y personalidad propias. Es un animal costoso tanto para comprar como mantener. Elegir un caballo adecuado no es fácil en absoluto. Elegir el caballo inapropiado puede ser desastroso, tanto para la cuenta bancaria del propietario como para su confianza. Si el posible comprador procede con cautela, la recompensa será grande.